Historia

En 1936, Don Enrique Marsó y su esposa Lola comenzaron, con la ayuda de sus hijos, la crianza de aves en forma intensiva, de ese emprendimiento surgió Las Camelias S.A., empresa que agrupa a numerosos productores avicolas. La premisa que predomina en Las Camelias S.A. es la de actuar en todos lo procesos productivos, desde la produccion hasta la comercialización, asegurando así la calidad en los productos ofrecidos. Año tras año se busca afirmar cada proceso productivo para de esta manera poder ir avanzando en la cadena productiva, desde el manejo genético hasta el servicio post-venta en el consumidor final.

Lo invitamos a recorrer nuestra historia…

En 1936 Don Enrique Marsó y Doña Lola, entusiastas y emprendedores hijos de inmigrantes, obtienen información sobre producción intensiva de aves y huevos. Comienzan la producción con una docena de aves en el patio de su casa en la Colonia San José, provincia de Entre Ríos. Aquí surge la primer venta, el alemán Carlos Strassman compra el primer plantel de 6 machos y 5 hembras.

En 1939, se construye la primer sala de incubación en el sótano de la casa de Don Enrique. El mismo construyó con sus propias manos una mesa de madera, que funcionaba a kerosene, con una capacidad de incubación para 250 huevos. Los pollitos BB eran vendidos a criadores de la zona. Y en un carricoche se llevaban al Club de Fomento de Granja. En 1972, se logra obtener una producción de 2.600 docenas semanales de huevos, es por ello que se toma la decisión de construir la primer planta de incubación con capacidad para 250.000 huevos. Aquí comienza la venta de pollitos BB parrilleros a productores independientes. En 1998, de acuerdo a las crecientes necesidades de capacidad de incubación de huevos, se inauguró la Planta de Incubación Liebig en la provincia de Entre Ríos.

En 1963 se decide comenzar con la crianza de pollos parrilleros, se adquieren a  Arbor Acres las primeras 1.000 hembras y 100 machos. Ya para  1964 se contaba con 30.000 aves, de las cuales 16.000 se destinaban para la producción de parrilleros y 14.000 para alta postura de huevos. Los pollos parrilleros eran vendidos a frigorífico Vizental de la ciudad de San José. A mediados de la década del 1970 se produce una gran crisis avícola, aquí surge la creatividad para salirse del problema, se ofrece a los mejores clientes los pollitos bebe, el alimento necesario para la crianza, se comparten los gastos y la empresa se hace cargo de las pérdidas. Es así que surge una figura trascendental en la cadena productiva, el Integrado, persona que brinda el servicio de engorde de las aves, en ese año 10 fueron los primeros en confiar en Las Camelias. Hoy ya suman más de 300.

Desde los mismos comienzos de la crianza de aves reproductoras, se elaboraron los alimentos balanceados, José María Marsó, hijo de Don Enrique, acondicionó un tambor de 200 litros apoyado sobre un eje longitudinal, el cual giraba para permitir una mezcla  de los alimentos, José María sabía perfectamente cuántas vueltas tenía que dar el tambor para obtener un alimento homogéneo. La escala de producción alcanzada, implica que se debe construir una Planta de Acopio de Granos y producción de alimentos balanceados, es por ello que en 1982 se inaugura la Planta de Alimentos de San José. Las crecientes necesidades de un mercado en expansión son las causantes de una mayor demanda en alimentos balanceados, por ello en año 2007 se inaugura la planta de alimentos Villguay, Entre Ríos,  con la que se logra solventar las demandas de acopio de granos y produccion.

El objetivo de cerrar el circuito productivo para llegar a al comercialización, se vio satisfecho cuando en 1983 surge la posibilidad de alquilar, y luego comprar, la planta de faena “La Delfina” en la ciudad de Colón, provincia de Entre Ríos, la cual permite faenar la propia producción. En 1990 se decide construir una planta a la altura de las necesidades de escala que tenía y proyectaba Las Camelias, la cual tuvo constantes ampliaciones y adaptaciones a los avances tecnológicos y requerimientos de los distintos mercados internacionales. La planta contaba con una línea de producción de 3.000 aves por hora, la cual era operada por 150 personas. Actualmente la línea de producción supera las 11.000 aves por hora, y es operada por más 800 personas.

Las primeras ventas de pollo faenado se realizaba en la misma boca del frigorífico “La Delfina”. Para mantener la solidez en las ventas y cobranzas, a la vez lograr consolidar la relación con los clientes, en 1985 se decide generar centros de distribución propios en el mercado de Buenos Aires, localizándose el primero en la ciudad de San Martín, provincia de Buenos Aires, luego se fueron abriendo nuevos centros. La apertura de los centros de distribución en la costa acompañaron la migración turistica, permitiendo abastecer a estos mercados de manera constante con productos frescos. Actualmente la firma cuenta con 13 centros de distribución ubicados en 7 provincias. En 1993 se realizan las primeras incursiones en el comercio exterior, las garras fueron los productos que se exportaron a China, luego se logra la habilitación de importantes mercados como el de la Comunidad Europea en 1996, permitiendo exportar pollos enteros y trozados de acuerdo a las exigencias del mercado internacional. Esta incursión permitió adquirir conocimientos en cuanto a modos productivos, condiciones de faena, etc; obligando a mejorar las características de producción permitiendo ofrecer productos de alta calidad en el mercado externo así como en el ámbito nacional.

En  2004, en sociedad con otras 2 empresas avícolas, se decide avanzar en la cadena productiva un eslabón hacia atrás. De esta manera se puede asegurar el abastecimiento de la genética Para la producción.

El predio se encuentra en la provincia de  San Luis, una zona con alto nivel de bioseguridad por el nivel de aislamiento natural que proveen las montañas y por la inexistencia de producción avícola.